.

       

LA SAGRADA TRADICIÓN
(LOS PADRES DE LA IGLESIA)

 

La Tradición Apostólica o Sagrada Tradición (del latín traditio, entregar, de tradere) es, según la definición de la Iglesia Católica, la Palabra revelada por Dios que ella transmite. Esa transmisión del mensaje de Cristo fue llevada a cabo, desde los comienzos del cristianismo, por la predicación, el testimonio, las instituciones, el culto . Los apóstoles transmitieron a sus sucesores, los obispos y, a través de éstos, a todas las generaciones hasta el fin de los tiempos todo lo que habían recibido de Cristo y aprendido del Espíritu Santo.

La Tradición Cristiana se compone de todas las verdades reveladas por Dios que no están incluidas en la Sagrada Escritura (Biblia) y declaradas por el Magisterio de la Iglesia como tales. Existen los Santos Padres de la Iglesia (entre siglos 3 y 7), como San Agustín de Hipona, y los Teológos (posteriores a la era Patrística), como Santo Tomás de Aquino.

La Tradición Apostólica se realiza de dos modos: con la transmisión viva, por las generaciones de fieles, de la Palabra de Dios (también llamada simplemente Tradición); y con la Sagrada Escritura, que es el mismo anuncio de la salvación puesto por escrito. Ambas conjuntamente se denominan el depósito de la fe.

San Ignacio de Antioquia


"Así, pues, la predicación apostólica, que está expuesta de un modo especial en los libros inspirados, debía conservarse hasta el fin de los tiempos por una sucesión continua. De ahí que los Apóstoles, comunicando lo que ellos mismos han recibido, amonestan a los fieles que conserven las tradiciones que han aprendido o de palabra o por escrito (cf. 2Tes 2, 15), y que combatan por la fe que se les ha dado una vez para siempre (cf. Jud 3). Ahora bien, lo que enseñaron los Apóstoles encierra todo lo necesario para que el Pueblo de Dios viva santamente y aumente su fe, y de esta forma la Iglesia, en su doctrina, en su vida y en su culto perpetúa y transmite a todas las generaciones todo lo que ella es, todo lo que cree.

Esta Tradición, que deriva de los Apóstoles, progresa en la Iglesia con la asistencia del Espíritu Santo: puesto que va creciendo en la comprensión de las cosas y de las palabras transmitidas, ya por la contemplación y el estudio de los creyentes, que las meditan en su corazón (cf. Lc 2,19.51), ya por la percepción íntima que experimentan de las cosas espirituales, ya por el anuncio de aquellos que con la sucesión del episcopado recibieron el carisma cierto de la verdad. Es decir, la Iglesia, en el decurso de los siglos, tiende constantemente a la plenitud de la verdad divina, hasta que en ella se cumplan las palabras de Dios.

San Policarpo

Las enseñanzas de los Santos Padres testifican la presencia vivificante de esta Tradición, cuyos tesoros se comunican a la práctica y a la vida de la Iglesia creyente y orante. Por esta Tradición conoce la Iglesia el Canon íntegro de los libros sagrados, y la misma Sagrada Escritura se va conociendo en ella más a fondo y se hace incesantemente operante; y de esta forma Dios, que habló en otro tiempo, habla sin intermisión con la Esposa de su amado Hijo; y el Espíritu Santo, por quien la voz del Evangelio resuena viva en la Iglesia y por ella en el mundo, lleva a los creyentes a toda verdad y hace que la palabra de Cristo habite en ellos abundantemente" (cf. Col 3, 16). (Dei Verbum, 8).

   

PPP

ÍNDICE DE TEMAS

 

 

 

 01. ¿QUIÉNES SON LOS PADRES DE LA IGLESIA?

 02. EL ESTUDIO DE LOS PADRES EN LA FORMACIÓN SACERDOTAL

 03. LOS PADRES DE LA IGLESIA EN EL ESTUDIO ACTUAL DE LA SAGRADA ESCRITURA

 04. LOS PADRES Y LOS DOCTORES DE LA IGLESIA

 05. LOS PADRES APOSTÓLICOS (SIGLOS I-II)

 06. LOS DEFENSORES DE LA FE (SIGLOS II-III)

 07. LA EDAD DE ORO DE LOS PADRES (SIGLOS IV-V)

 08. ÚLTIMOS PADRES DE OCCIDENTE (SIGLOS V-VII)

 09. ÚLTIMOS PADRES DE ORIENTE (SIGLOS V-VIII) 

 10. NOMBRES DE LOS PRINCIPALES PADRES Y ESCRITORES ECLESIÁSTICOS 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PATRÍSTICA

 

DIDAJÉ o ENSEÑANZA DE LOS DOCE APÓSTOLES (Años 70)

 

 

P A P Í A S  (+ 100?)

 

SAN CLEMENTE ROMANO (Finales s. I)

 

 

 

SAN IGNACIO DE ANTIOQUÍA (+ 106 o 107)

 

 

 

CARTA  A  L O S  E F E S I O S

  APOLOGÍA DE CUADRATO (hacia el 124)

 

 

«EPÍSTOLA DE BERNABÉ» (70-130)

 

 

 

«PASTOR DE HERMAS»  (145-155)

 

 

 

 

«SECUNDA CLEMENTIS»  (homilía anónima del s. Il, hacia 150)

 

SAN POLICARPO DE ESMIRNA (+ 155)

 

 

 

CARTA DE SAN POLICARPO DE ESMIRNA A LOS FILIPENSES

 

LA APOLOGÍA DE ARÍSTIDES  (mitad del s. II)

 

CARTA A DIOGNETO (hacia 180)

 

 

 

SAN JUSTINO  (100?-165)

 

 

 

T A C I A N O  (hacia 170)

 

 

 

ATENÁGORAS  (hacia el 178)

 

 

 

TEÓFILO DE ANTIOQUÍA  (+ 180?)

 

 

 

MELITÓN DE SARDES (segunda mitad del s. II)

 

 

 

HOMILÍA «LA SANTA PASCUA» (segunda mitad del s. II)

 

IRENEO DE LYON (140-202)

 

CLEMENTE DE ALEJANDRÍA  (150?-215)

 

San HIPÓLITO  (+235)

 

O R Í G E N E S   (185-253)

 

T E R T U L I A N O  (155-225)

 

 

 
 

 

 

LACTANCIO  (250-317?)

 

SAN ATANASIO DE ALEJANDRÍA   (295-373)

 

SAN HILARIO DE POITIERS  (315-367)

 

SAN ZENÓN DE VERONA  (+ 371 ?) 

 

SAN EFRÉN DE SIRIA  (306?-373) 

 

SAN BASILIO EL GRANDE  (330-379)

 

SAN CIRILO DE JERUSALÉN   (313-387) 

 

SAN GREGORIO NACIANCENO (330-390)
 

SAN GREGORIO DE NISA (335-394) 

 

 

  SAN AMBROSIO (333?-397) 
  SAN JERÓNIMO    (347-420)
  SAN PACIANO DE BARCELONA (finales del s. IV) 
  SAN CROMACIO DE AQUILEYA (+ 407)
  SAN JUAN CRISÓSTOMO (344-407) 
  SAN AGUSTÍN DE HIPONA  (354-430)
  SAN CIRILO DE ALEJANDRÍA (+ 444)

 

SAN PEDRO CRISÓLOGO (+ 458?)

 

SAN LEÓN MAGNO (+461)

 

SAN VICENTE DE LERÍNS (+ 450) 

 

SAN MÁXIMO DE TURÍN (+ 423-465)

 

 

 

TEODOTO DE ANCIRA (+ 446)

 

SALVIANO DE MARSELLA (segunda mitad s. V)

 

JUAN MANDAKUNI (+ 490)

 

«HIMNO AKATHISTOS» finales del s. V

 

SANTIAGO DE SARUG (451-521)

 

SAN FULGENCIO DE RUSPE (467-533)

 

SAN CESÁREO DE ARLÉS (470-543)

 

 

 

SAN ROMANO EL CANTOR (491-560?)

 

 

 

SAN GREGORIO MAGNO (540-604)

 

SAN ISIDORO DE SEVILLA (560?-636)

 

SAN SOFRONIO DE JERUSALÉN (+ 638)

 

SAN JUAN CLÍMACO (579-649)

 

SAN MÁXIMO EL CONFESOR (580-662)

 

SAN ILDEFONSO DE TOLEDO (+ 667)

 

SAN ANASTASIO SINAÍTA (+ 700)

 

SAN ANDRÉS DE CRETA (660-720)

 

SAN GERMÁN DE CONSTANTINOPLA (635-733)

 

SAN JUAN DAMASCENO (675-749)

 

 

       
   

Hemos preparado una sección respecto a los Concilios Ecuménicos de la Iglesia Católica, PULSAR LA IMAGEN:

Pulsar aquí

   

LOS CONCILIOS ECUMÉNICOS EN LA HISTORIA DE LA IGLESIA

Pulsar el link: http://www.paralagloriadedios.com/concilios_ecumenicos.htm

     

®

 ®2011 – Para la mayor gloria de Dios