.
 

.
.
   
 

FORMACIÓN DE LOS LÍDERES

CAPITULO 2

Título del Libro:
EL QUEHACER EN LA RENOVACIÓN
Autor
Miguel Angel Alort Palacios
1ª Edición: diciembre 2007
2ª Edición: abril 2008
Comentarios, sugerencias y pedidos:
E-mail: miguelalort@hotmail.com
 

 

Formación de los Líderes

Antes de empezar nuestra labor cada año, es oportuno mencionar que cada Decanato discierne los criterios fundamentales del servicio, tomando como prioridad fundamental, la formación del servidor, para ejercer un servicio con capacidad de liderazgo.

Estos criterios debemos sustentarla y fundamentarla en todos los ambientes de la Renovación, encarando con valentía y entereza a quienes proponen de una u otra manera "una formación Light", o simplemente omitir este proceso para evitar complicaciones “difíciles”.

La carencia o falta de formación de los servidores, trae consigo la incapacidad de los servidores y responsables no solo para resolver problemas y dificultades concretas tanto en la asamblea como en el equipo de servicio, sino también la incapacidad para asumir retos y responsabilidades de liderazgo en la RCC.

La experiencia a lo largo de estos últimos veinte años nos ha demostrado que la carencia de la formación de los líderes trae consigo la incapacidad para ejercer el servicio con capacidad de liderazgo y por ello mismo la existencia y permanencia de “líderes eternos”.

Lamentablemente algunos líderes hemos perdido la visión en la RCC y la Iglesia. Los criterios que algunas veces se han manejado difieren de la tradición de la Iglesia y que en algunos de los casos se han cambiado por “otras formas” o conceptos “técnicos”, así como también de ciertos criterios y esquemas en donde el espíritu no puede entrar y por eso también podemos darnos cuenta que no crecemos ni desarrollamos, reflejándose de esta manera una crisis de liderazgo.
Es oportuno y necesario orar, y discernir cual es la voluntad y el plan de Dios en este tiempo, y dejarnos guiar por las mociones del espíritu. Particularmente la diócesis, zona o decanato respectivamente, deben ser un resto que marque la diferencia. Esta diferencia la debe marcar el coordinador y la coordinación, siendo dóciles al Espíritu.

Criterios fundamentales para la formación del servidor
Antes de empezar un proyecto y definir las líneas de acción pastoral, es importante apreciar las necesidades de nuestra diócesis, zona o decanato:

1. Evaluar el nivel de formación de los servidores
2. La formación como aspecto primordial del servicio.
En cuanto a la formación podemos decir lo siguiente:
1. La formación no termina con uno o dos cursos básicos, sino que es continua y permanente durante toda la vida.
2. No se trata de que los hermanos “se aburran” o se cansen por la variedad de temas, sino que los temas tienen que ver con el ser y quehacer del servidor.
3. Los temas para servidores es precisamente para que se formen bien, tengan los elementos y criterios necesarios para ser líderes y poder dirigir bien a la comunidad.
4. La formación "corta" y de "emergencia" al final resulta ineficiente porque van a carecer de recursos y elementos para poder resolver situaciones concretas dentro de la asamblea, como también en el equipo de servidores.
5. La formación que se de en un grupo de oración, en la zona o la diócesis, debe ser de menos a más, es decir, que todos, sean servidores, responsables y el mismo coordinador tengan la misma formación, la misma visión y los mismos objetivos dentro de la RCC.
6. La formación de los servidores obedece a la necesidad misma de cada grupo de oración, zona o decanato.
7. La formación del servidor, no termina con un “cursito de dos semanas”, sino que es necesario que reciban una constante capacitación y formación cristiana, en la que el Estudio de las Sagradas Escrituras y el Catecismo de la Iglesia Católica deban ser de singular importancia.
8. Los cursos de formación no solamente lo dan los "formadores", sino todos aquellos hermanos que están capacitadas para darlo.
9. En la RCC no hay formadores, no existe, es una ilusión, lo que existe son hermanos capacitados, "algunos predicadores" y "catequistas" con conocimientos de la palabra de Dios, el catecismo y de temas referentes a la formación y vida cristiana, y por ello mismo, debe darse la oportunidad a dichos hermanos para que ejerzan su carisma para el beneficio del bien común.
10. En lo sucesivo, los futuros servidores y líderes en la RCC deberán pasar necesariamente por un proceso de formación discipular antes de asumir un cargo o responsabilidad de liderazgo, teniendo el criterio de que no se puede ser apóstol, si primero no se es discípulo.


Consideramos que el proyecto de formación de los servidores debe centrarse en cinco aspectos:

1. El Curso de Formación de Servidores.
2. El Curso de Formación de Pastores.
3. El Estudio de Sagradas Escrituras, para líderes en general y miembros de asamblea que tengan interés por conocer y formarse en las Escrituras.
4. La Doctrina de la Iglesia Católica.
5. Otros Cursos y temas referentes a la vida cristiana.

Esta formación debe continuar el próximo año con otros temas elementales. No debe asustarnos que algunos digan “que los hermanos se pueden cansar y aburrir”, si esto sucede es porque no están llamados a servir, o no están cumpliendo con su vocación para lo que han sido llamados. Para ello es necesario motivar de manera constante a todos los servidores.

Los temas en adelante, tienen que ser sencillos elevando poco a poco el nivel y el enfoque de las enseñanzas de formación. La experiencia nos enseña que este es el camino, Jesús tuvo un único plan pastoral, formar a sus discípulos y nosotros no podemos mejorarla, arreglarla ni modificarla; sino continuarla como lo hicieron sus discípulos.

Necesidad de la Formación constante
Vivimos en nuestro tiempo una primavera del Espíritu Santo en la vida de la Iglesia, y por ello mismo Dios ha suscitado en nuestro tiempo nuevas comunidades o realidades eclesiales para llevar a cabo la misión de la Iglesia. Al respecto el Papa Paulo VI en su Encíclica Evangelli Nuntiandi afirmaba categóricamente que la Iglesia nace para evangelizar: “Ella existe para evangelizar, es decir para predicar y enseñar, ser canal del don de la gracia, reconciliar a los pecadores con Dios, perpetuar el sacrificio de Cristo” (N° 14). Este anuncio de Cristo, se realiza por medio de la palabra como también del testimonio (Evangelii Nuntiandi N° 41).

La Misión de la Renovación es conducir a sus miembros hacia una vida cristiana carismática movida y dirigida por el Espíritu Santo. Vida que se inicia privilegiadamente por la efusión del Espíritu, pero que debe ser bien orientada y educada hacia la madurez. La misión de la Renovación consiste en hacer que las personas nazcan de nuevo por medio del bautismo en el Espíritu y lleguen a la madurez de la vida cristiana.

El Padre Carlos García Llerena en su libro “El Pastoreo en los Grupos de Oración”, pagina 28 dice lo siguiente: “La formación debe ocupar un lugar prioritario en nuestros grupos de oración, y los primeros en formarse tienen que ser los Responsables y los Servidores de la Comunidad. Nadie puede dar lo que no tiene, si nuestros lideres carecen de buena formación eclesial y bíblica, mucho es el daño que pueden causar, además de ser presa fácil de infiltración de hermanos evangélicos inescrupulosos que poco a poco pueden arrastrar a nuestros hermanos a sus intereses proselitistas”.

"La Renovación en el Espíritu será auténtica y tendrá una verdadera fecundidad en la Iglesia no tanto en la medida en que suscite carismas extraordinarios cuanto si conduce al mayor número posible de fieles, en su vida cotidiana, a un esfuerzo humilde, paciente y perseverante para conocer siempre mejor el misterio de Cristo y dar testimonio de Él" (Catechesi Tradendae No.72).

"Dios quiere... que ustedes que son dirigentes de esta Renovación, estén cada vez más sólidamente formados en la enseñanza de la Iglesia... Procuren, pues, como dirigentes, alcanzar una formación teológica segura encaminada a ofrecer a ustedes mismos y a cuantos dependen de ustedes en su dirección un conocimiento maduro y completo de la Palabra de Dios: "La Palabra de Cristo habite entre ustedes abundantemente, enseñándose y amonestándose unos a otros con toda sabiduría" (Col 3, 16). S.S. Juan Pablo II a los dirigentes de la Renovación en el IV Congreso Internacional de Roma, mayo de 1981.

En la Renovación llamamos "servidor" a la persona que ha tenido un encuentro personal con Jesús, ha experimentado la Efusión del Espíritu, y que integrado a un Grupo de Oración, por más de un año, ha recibido una llamada del Señor para "servir" en el mismo, mediante algún ministerio. Por ejemplo: música, animación, enseñanza, evangelización, etc.

Un Servidor, es en primer lugar un discípulo que sabe estar con Su Maestro Jesús, aprender de El y compartir su misma vida, para luego guiar y formar a otros. Un servidor es el que sabe reconocer la "luz de Dios" que le indica el camino. Por ello mismo, debemos considerar que, sin formación es imposible servir a Dios y a su Iglesia, necesitamos ser formados para ejercer un servicio con capacidad de liderazgo.

San Pablo nos dice que "quien aspira a un cargo de responsable (Servidor) no es poco lo que desea" (1Tim.3, 1). Hemos dicho muchas veces que el responsable, servidor o dirigente tiene una función clave en la marcha del grupo. De su formación y servicio depende en gran medida que el grupo viva o no, aquello a lo que el Señor le llamó y confió.

A veces, dada la realidad y la "pobreza" de nuestros grupos, rebajamos en mucho aquello que hubiéramos de pedirle al servidor o responsable. Al final optamos por "soluciones de compromiso" que para nada ayudan a los grupos en su crecimiento, antes al contrario, vemos situaciones de progresiva decadencia de los mismos. Creemos que no se puede ser servidor a cualquier precio. O se sirve al Señor honradamente, o es mejor no aceptar aquello que no se puede o no se está dispuesto a dar, tal como el Señor necesita de nosotros.

La responsabilidad más importante de todos aquellos que están al cuidado pastoral no es primeramente organizar proyectos ni hacer planes o administrar los detalles prácticos del grupo de oración, sino cuidar y vigilar por la vida de las personas que están en el grupo: su vida con Dios, su vida en relación con los demás hermanos y las relaciones con aquellos que no pertenecen al grupo. Todo esto significa que las relaciones entre los dirigentes han de ser sanas. No basta que trabajen juntos; lo más importante es que vivan como hermanos y hermanas en el Señor. La vida de relación entre los dirigentes tiene que ser un modelo y un testimonio para el resto del grupo. La calidad de las relaciones que exista entre ellos determinará, en gran medida, la calidad de vida que habrá en el mismo grupo.

Por tanto, los dirigentes tienen que tomar mucho tiempo, no sólo para trabajar juntos, sino para compartir sus vidas, conocerse y, amarse más. Deben buscar la forma de responsabilizarse y de cuidar los unos de los otros. La función primordial del liderazgo pastoral es ayudar a todo el grupo a que crezca en amor y unidad. Y si los dirigentes no crecen en amor y unidad, será casi imposible que el grupo crezca. A medida que se desarrolle una buena relación entre los dirigentes, podrán entonces cuidar y responsabilizarse de la vida de todo el grupo.

Al tratar del grupo o la asamblea de oración deben hacerse algunas preguntas: ¿Está siendo el Señor realmente glorificado? ¿Cómo es la alabanza? ¿La escucha de la Palabra? ¿La oración está movida por el Espíritu o se detecta palabrería, protagonismos que distraen al grupo? ¿La oración es de muchos hermanos o unos cuantos la monopolizan? ¿Hay alabanza conjunta de todos los hermanos? ¿Canto en lenguas? ¿El ministerio de música ayuda realmente la alabanza? ¿Hay un verdadero carisma de profecía? ¿Se nota crecimiento en los hermanos?

El VI Encuentro Nacional de Servidores (Callao, 3-5 de noviembre de 2006) señaló la nota importante a cerca del discipulado en la RCC, de ella depende en parte la respuesta por la que Dios la ha suscitado en nuestro tiempo.
La Iglesia ha hablado por medio de la V CONFERENCIA GENERAL DEL EPISCOPADO LATINOAMERICANO Y DEL CARIBE (Aparecida, 13-31 de mayo de 2007) en la que señalan los aspectos importantes del discípulo y de su formación.

En la segunda parte de este importante documento en el numeral 211 señala que los laicos están llamados a participar en la acción pastoral de la Iglesia, dando testimonio de su vida y con acciones concretas en el campo de la evangelización y toda forma de apostolado. Pero para que el laico pueda cumplir su misión con total responsabilidad, señala el numeral 212, que es imperativo que tenga una sólida formación doctrinal, pastoral, espiritual y un adecuado acompañamiento para dar testimonio de Cristo y de los valores del Reino en la vida social, económica, política y cultural.

Del mismo modo en el numeral 276, señala que por el hecho mismo de nuestra vocación y compromiso de ser discípulos y misioneros de Jesucristo, requiere, pues de una clara y decidida opción por la formación de todos los miembros de nuestras respectivas comunidades que la integran. Estos aspectos mencionados ilustran la necesidad e importancia del camino del discipulado en la RCC.

Introducción al programa de formación

El presente programa que se muestra a continuación, se puede apreciar algunos cursos que en nuestro tiempo resultan necesarios para la formación de los líderes, que le permita por tanto, ejercer un servicio con capacidad de liderazgo.

No está demás decirlo, que todo miembro de un grupo de oración y en especial los que van a tener la oportunidad de ser servidores, deben estar formados en el conocimiento de las Escrituras y la doctrina de la Iglesia, para ello se muestra también un programa básico y elemental de formación Bíblica, de manera que puedan formarse y Estudiar las sagradas escrituras, interiorizarla y vivenciarla de una manera personal que le permita a cada uno discernir el plan de Dios para su vida y conocer la voluntad de Dios en la RCC y la Iglesia.

El presente programa, no obstaculiza ni se interpone a la formación que brinda la Escuela de Servidores o Formación Carismática, muy por el contrario, complementan o amplían algunos temas de importancia.

Se trata aquí, de brindar no solo al servidor, sino también a todo hermano, la información necesaria y oportuna para que se forme en todas sus formas y niveles. En todo caso será necesario que se forme el Ministerio de Enseñanza y formación en el G.O., zona o diócesis para que a través del ministerio se lleve a cabo este proyecto.

PROGRAMA DE FORMACIÓN
Contenido (Primer año)

CURSO BIBLICO:
«Dios al Encuentro del Hombre»
FORMACIÓN DE SERVIDORES
«Llamados a Servir»
Enero-Setiembre
(9 meses)
Horarios: 7 a 9:30 p.m.

Lunes y Miércoles: Lideres
Inicio: 15 de Enero / Finaliza: 24 de Setiembre

Martes y Jueves: Asamblea
Inicio: 16 de Enero / Finaliza: 24 de Setiembre

MATERIA
1. Introducción a las Sagradas Escrituras.
2. Estudio Bíblico: Antiguo y Nuevo Testamento
3. Como preparar y exponer una enseñanza.

Horarios: 7 a 9:00 p.m.

Jueves y Sábados: Lideres y pre-servidores.
Inicio: 08 de Febrero
Finaliza: 19 de Mayo

Enero-Mayo (3 meses y ½)

1. Los grupos de oración
2. Los servidores.
3. Pastoreo y Enseñanza
4. Dones y Carismas
5. Los Ministerios
6. La RCC: Nacimiento y Expansión
7. Los Estatutos
8. La RCC y la Iglesia



 

DOCTRINA DE LA IGLESIA
«CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA»
FORMACIÓN DE PASTORES 1

Octubre-Diciembre
Horario:
7:00 a 9:30 p.m.


Lunes y Miércoles: Lideres
Inicio: 01 de Oct.
Finaliza: 17 de Diciembre

Martes y Jueves: Asamblea

Inicio: 02 de Oct.
Finaliza: 18 de Diciembre

1. El Catecismo de la Iglesia Católica
2. Documentos Eclesiales

 

Horarios: 7 a 9:30 p.m.

Jueves y Sábados: Lideres
Junio-Julio (2 meses)


1. Jesús, modelo de pastor
2. Eligiendo el equipo de pastores
3. El ser y quehacer del pastor
4. Los objetivos del pastoreo
5. Elementos que forman parte del pastoreo
6. Qué hacer en una reunión de pastoreo
7. Peligros que debe evitar el pastor
8. Claves para liderar y pastorear un grupo


 

Contenido: (Segundo año)

 

TEOLOGÍA DE LAS SAGRADAS ESCRITURAS
FORMACIÓN DE SERVIDORES
«Llamados a Servir»

Horarios: 7:00 a 9:30 pm.

Lunes-Miércoles-Viernes: Lideres
Martes-Jueves-Sábados: Asamblea

MATERIA
1. Introducción a la Teología de la Revelación
2. Introducción a las Sagradas Escrituras
3. Antiguo Testamento
4. Nuevo Testamento
5. Los 4 evangelios
6. Cartas Católicas
7. Cartas Joanicas
8. El Apocalipsis

Horarios: 7 a 9:00 p.m.

Jueves y Sábados: Lideres y pre-servidores.
Inicio: 08 de Febrero
Finaliza: 19 de Mayo

Enero-Mayo (3 meses y ½)

1. Los grupos de oración
2. Los servidores.
3. Pastoreo y Enseñanza
4. Dones y Carismas
5. Los Ministerios
6. La RCC: Nacimiento y Expansión
7. Los Estatutos
8. La RCC y la Iglesia



 

DOCTRINA DE LA IGLESIA
«DOCUMENTOS ECLESIALES »
FORMACIÓN DE PASTORES 2
«PASTOREO PASO A PASO»

Horarios: 7:00 a 9:30 pm.

Lunes y Miércoles: Lideres
Martes y Jueves: Asamblea

1. Los Padres de la Iglesia del I al IV Siglo.
2. Concilio Vaticano II: Documentos
3. Las Encíclicas post-conciliar
4. Evangelización y Catequesis
5. Misionología

Horarios: 7 a 9:30 p.m.

Jueves y Sábados: Lideres
Junio-Julio (2 meses)

1. Jesús, modelo de pastor
2. Eligiendo el equipo de pastores
3. El ser y quehacer del pastor
4. Los objetivos del pastoreo
5. Elementos que forman parte del pastoreo
6. Qué hacer en una reunión de pastoreo
7. Peligros que debe evitar el pastor
8. Claves para liderar y pastorear un grupo

 

FORMACION DE SERVIDORES: Agosto-Noviembre
1. Espiritualidad Carismática
2. Los Ministerios
3. Visión y Misión del Ministerio de Enseñanza
4. Como Organizar el Pastoreo en los Grupos de Oración
5. Programación de las enseñanzas para los Grupos de oración

 

LOS CURSOS DEL PRIMER NIVEL DE FORMACIÓN
Es importante resaltar, la necesidad de llevar acabo los cursos del Primer Nivel de Formación en los Grupos de Oración. Es decir, después de una evangelización, siempre habrá nuevos hermanos que se inicien en la vida cristiana.

Esta formación debe ser pedagógicamente programada, de manera continua por el Equipo del Primer Nivel de Formación, de tal forma que nuestros hermanos puedan vivir la Vida en el Espíritu y crecer en la vida cristiana.

       
Seminario V.E.S
Crecimiento 1
Crecimiento 2
Movidos por el Espíritu
 

Luego de este proceso de Formación, los hermanos podrán continuar su capacitación para ser servidores en la Escuela de Servidores o Formación Carismática.


SEGUNDO NIVEL DE FORMACIÓN: ESCUELA DE FORMACIÓN CARISMÁTICA

La Escuela de Formación Carismática (EFC) es un órgano perteneciente y dirigido por la Coordinación Diocesana de la Renovación Carismática Católica donde se encuentra ubicada, y está integrada por hermanos comprometidos con la formación y preparación líderes cristianos renovados. El nombre que puede llevar es el de Escuela de Servidores, Escuela de Líderes o alguno apropiado, según el discernimiento de la Coordinación Diocesana.

El Segundo Nivel de Formación, es más profunda y sistemática, dirigida principalmente a quienes cumplen o van a cumplir alguna función de servicio permanente, liderazgo o como dirigentes dentro de la RCC. Esta es la formación que corresponde brindar a las EFC. Para iniciar sus estudios en la Escuela de Servidores es requisito indispensable haber recibido completo el Primer Nivel de Formación. Los cursos que forman parte del programa de estas Escuelas son de tres tipos:

  • Curso de doctrina católica.
  • Curso de espiritualidad carismática.
  • Taller.

¿Qué se quiere formar?
Cristianos renovados, y Comunidades renovadas.
Las metas específicas son:
• Mejorar la calidad de la formación espiritual, doctrinal y funcional de los líderes de la RCC de las diócesis.
• Fomentar y enraizar en los líderes de la RCC del Perú su compromiso decidido y concreto con su Iglesia local y la RCC.
• Capacitar adecuadamente a los líderes de la RCC en la tarea de evangelización, así como en el ejercicio pleno de sus carismas.
• Fomentar la unidad de los Grupos de Oración de la diócesis.
• Contribuir a la renovación y mejoramiento de la RCC.
• Formar líderes capaces de identificar y solucionar los problemas de sus Grupos de Oración.

La duración total de los estudios de las EFC es de DOS (02) AÑOS, divididos en cuatro períodos semestrales de estudios. Las clases o sesiones de estudio son semanales. La duración aproximada de cada semestre es de catorce semanas (abril / julio, y septiembre / diciembre).

Programa Completo de clases
El programa de estudios de las Escuelas de Servidores diocesanas de la RCC aún está en preparación y por lo tanto está sujeto a revisión, pero les adelantamos su contenido general:

PRIMER AÑO
I SEMESTRE
II SEMESTRE
A. El Credo
B. Plan de vida
C. Formación de discípulos
D. Taller de oración
A. Sacramentos
B. Espiritualidad Carismática
C. Biblia
D. Taller de Organización
 

 

SEGUNDO AÑO
III SEMESTRE
IV SEMESTRE
A. Los Ministerios I
B. Liturgia
C. Historia de la Salvación
D. Taller Discernimiento de Carismas
A. Defensa de la fe
B. Formación de Líderes
C. Acompañamiento Espiritual
D. Taller de Evangelización
 

La meta es formar integralmente en cada Diócesis nuevas generaciones de líderes maduros en Jesucristo, llenos del Espíritu Santo, fieles discípulos y testigos de Cristo en el mundo de hoy, que conozcan el plan de Dios para su vida y la de su Comunidad, y desde su vocación de vida, sean capaces de conducir con sabiduría, creatividad y docilidad al Espíritu a sus comunidades hacia un encuentro vivo con la persona de Jesucristo y hacia un progresivo desarrollo y madurez comunitario y personal.

SUBIR                                                                                                                           REGRESAR AL ÍNDICE

 

®

Admisión